Vivir: Se puede vivir de muchas formas


Vivir se puede vivir de muchas formas

Por: Elena Puig

Vivir con propósito también incluye muchas y diversas formas. Porque el propósito no es algo universal, es particular.

Pero hablamos de un propósito claro: el de vivir con un sentido que incluya el estar enfocado en el crecimiento personal. Aquél que es capaz de elevar a la persona hacia metas que van mucho más allá de las puramente materiales.

Para ello tenemos que aprender a navegar en un mar a veces muy movido. Es aceptar meterse en el agua a pesar de ver el oleaje y la previsión de mal tiempo. Con prudencia, con los mejores recursos, con la mejor de las intenciones, pero meterse en el lío sí o sí.

Y cómo cuesta aceptar ese reto. Cómo de fácil es decir que solo nos mojaremos cuando cambie el tiempo. Pero ese mal tiempo, que puede cambiar, volverá. Y volverá. Porque es tan normal como el buen tiempo. Entonces... ¿sólo vivir cuando el mar está en calma y el viento sea favorable? Lo sabemos: es la mala mar la que hace buenos marineros.

Pues con ese símil, hoy, hablamos de lo que puede significar vivir en consciencia.

Si cada uno de nosotros aceptamos vivir aceptando los puntos que les sugiero, el cambio no solo es posible, sino que es imparable.

Y podemos ser imparables. Podemos. El serlo ya depende de cada uno.