Éxito escolar, por Toni García

Actualizado: 16 jun 2020



FELICIDAD Y ÉXITO EN LA ETAPA ESCOLAR,

Por: Toni García Arias


Últimamente, está proliferando en la escuela y en las familias la idea de que los niños tienen que ser felices. Y eso está muy bien; nadie lo discute. Sin embargo, a veces nos olvidamos de que la felicidad futura de esos niños depende del sacrificio y del esfuerzo de hoy.


La correcta formación académica de nuestros alumnos requiere en la mayoría de los casos de esfuerzo y sacrificio por su parte. Ese esfuerzo y ese sacrificio no es placentero en el momento en el que se está realizando, pero, a largo plazo, nos puede aportar mucha felicidad. Una persona que entrena todos los días haga viento, sol o lluvia está forjando su camino para, en el futuro, alcanzar su éxito y conseguir la felicidad que ese éxito le aporta.


Lo mismo ocurre con el investigador que busca la cura para una enfermedad determinada en su pequeño laboratorio. En la formación de los individuos sucede lo mismo; los que mejor estén formados tendrán más posibilidades de éxito personal y laboral. Y, por consiguiente, mejores condiciones para ser feliz.


En la actualidad, estamos educando a nuestros menores en el logro de objetivos inmediatos, esos objetivos que, una vez alcanzados, nos aportan una felicidad instantánea, pero más efímera que la felicidad que nos aportan los objetivos y metas a largo plazo. Los padres de hoy premian a sus hijos por aprobar un examen.


Los juegos online dan recompensas inmediatas por alcanzar un nivel. Y, al final, el niño se acostumbra a recibir un estímulo positivo por cada mínima acción. Con todo ello, estamos acostumbrándolos a no establecer metas a largo plazo y les mentimos cuando les enseñamos el éxito, pero no todo el camino que hay que recorrer hasta alcanzar ese éxito.


Si bien es cierto que la diversión y la felicidad son importante en la escuela y tienen su cabida, quizá debamos analizar si en ciertas ocasiones del proceso de enseñanza no tendremos que sacrificarlas en beneficio de una mejor formación que ayude a nuestros menores a poder ser felices no solo en el presente sino también en el futuro.