El privilegio de vivir



Cuando Irene sufrió el atentado, fue su madre quién le dijo que la vida es un privilegio, y aunque su supervivencia significó perder sus piernas, el regalo de vivir le permitió contar un testimonio que hoy recorre el mundo contra el terrorismo.