Desaprende para aprender


¿Por qué desaprender lo que ya hemos aprendido? El mundo no es estático, se mueve y transforma al igual que el ser humano.