¿Cómo manejar la frustración?



¿Cómo manejar la frustración?

Por: Elena Puig


La frustración no es el problema.

Porque la frustración es inherente a vivir.

Debemos aprender a vivir con su presencia. Y tal cual como una ola, aprender a surfearla, en vez de permitir que nos pase, literalmente, por encima.

La frustración viene del no conseguir lo que deseamos. A más expectativas, más frustración.

En un grado bajo es el Ooooooooh que hacemos todos cuando algo que esperábamos no sucede.

En el grado más alto es la negación, la rabia, el enfado, el autoboicot, la queja constante, el pensar que tú, sí tú, tienes derecho a ello... y que cómo es posible que no lo tengas, cómo es posible que el mundo, el vecino, mi jefe, mi prima, el Gobierno me lo quite.

No es lo mismo, pues, una frustración baja que una alta.

Y debemos entender que cuando la frustración se nos lleva es porque ya se ha convertido en todo eso que hemos dicho. El problema, pues, no es la ola. Es el no saberla surfear, el no apartarse a tiempo, el negar la ola, el quejarte por la ola.

Entender que no todo te sale, que no todo lo consigues, que no todo en la vida depende de ti, te da libertad. No te la quita: te la da.

¿Alguien bueno por aquí con la tabla de surf que nos pueda enseñar?